Preguntas frecuentes

¿Por qué os oponéis a la reurbanización de una zona que estaba prácticamente abandonada?

No nos oponemos, en SMLH Cosme Toda, consideramos que es necesario reurbanizar la zona, pero ha de hacerse de una manera sostenible, que garantice el bienestar de sus vecinos. Casi 1500 nuevas viviendas nos parece desproporcionado para dicha área. Considerando que en cada vivienda habitarán un promedio de 3 a 4 personas, una zona de unas 6 hectáreas, se vería sobrepoblada con 4000 nuevos vecinos.

Y si construyen nuevos pisos,
¿no reactivará la zona con más comercio y más empleo?

La tendencia, tristemente, en los últimos años es la de la imposición de franquicias de grandes marcas que se están comiendo al comercio local de proximidad que no puede hacer frente a los elevados alquileres que se piden en los locales de las nuevas promociones. Esto en gran medida es fruto de la gentrificación que no sólo afecta a Barcelona, sino que lo hace ya también a L’Hospitalet, que ve como muchos de sus vecinos no pueden pagar sus alquileres. Nuevas promociones de pisos a precios desorbitados (como lo será la de la constructora Stonweg en la zona de Cosme Toda) no hacen sino contribuir a agravar el problema y agrandar la brecha social en nuestros barrios.

Por otro lado un aumento de la población implica un aumento también en la oferta de trabajadores, teniendo en cuenta que la demanda de puestos de trabajo es limitada, no creemos que garantice el empleo sino todo lo contrario.

¿A qué os referís cuando decís que pedís una reurbanización sostenible?

Cuando hablamos de sostenibilidad, hablamos de una gestión del suelo responsable y de la importancia social y ecológica que supone este aspecto.

Una reurbanización sostenible, debe haber sido fruto de una planificación a largo plazo que contemple los aspectos económicos, sociales y medioambientales en la zona a urbanizar:

Sostenibilidad económica

El proyecto ha de ser económicamente viable para no comprometer más recursos económicos de los estrictamente necesarios, puesto que éstos son siempre limitados, y las necesidades de la sociedad, siempre superiores a los recursos disponibles.

Además debe garantizarse la accesibilidad a la vivienda a precios razonables y ser contemplada no únicamente como un beneficio por la venta del suelo sino también como un compromiso en la implementación de los servicios.

Sostenibilidad social

Un proyecto urbano debe responder a las demandas sociales de su entorno, mejorando la calidad de vida de la población, y asegurando la participación ciudadana en el diseño del proyecto.

Sostenibilidad medioambiental

El urbanismo ha de provocar la menor alteración en el entorno en el que se inserta: causar el menor impacto posible sobre el medio ambiente y el territorio, así como en el paisaje urbano.

Las nuevas edificaciones deben generar un impacto acústico mínimo. Consumir la menor cantidad de recursos y energía y generar la menor cantidad posible de residuos y emisiones.


He oído que van a hacer equipamientos culturales. ¿Qué tiene eso de malo?

La estrategia política en estos casos centra sus esfuerzos en prometer mejoras sin materializarlas con hechos, especialmente cuando están más cerca la revalidación en las urnas. Prometer por ejemplo un distrito cultural, es algo que normalmente ayuda a revalorizar suelo en desuso a costa de portadas en los diarios, para después comercializarlo. Además, tenemos algunos ejemplos de promesas incumplidas como el soterramiento de las vías de tren, el nuevo C.A.P para la Florida, la restauración del Castell de Bellvís, las guatderías públicas prometidas hace tiempo…

Si edifican más en el barrio,¿la zona se revalorizará y mi piso valdrá más dinero?

La revalorización de un barrio no tiene una relación positiva directa con la cantidad de viviendas que se construyen.
Lo que está demostrado que sube el valor de la vivienda en un barrio es la cantidad y la calidad de sus servicios, así como la cercanía y accesibilidad a espacios amplios y verdes.

Lo más probable es que la gentrificación acabe incrementando los precios de L’Hospitalet, en cuyo caso, los vecinos actuales acaben teniendo que mudarse por no poder pagar sus hipotecas o sus alquileres desproporcionados. ¿Cuántas personas conoces que en contra de sus espectativas ya han tenido que irse a vivir lejos de L’Hospitalet?



Es fácil criticar y oponerse, pero… ¿acaso proponéis alguna alternativa?

En SMLH Cosme Toda, proponemos:

Que los edificios no superen en ningún caso las 5 plantas de altura que es la media de los que ya hay en la zona, de manera que causaría un impacto mucho menor en el paisaje urbano.

Reducir el número de viviendas drásticamente.

Que el 40% de las nuevas viviendas sean de protección oficial, pero real.

Que todo el proyecto gire en torno al ensalzamiento del patrimonio cultural que supone el edificio del Cosme Toda que creemos debe ser bien visible y el centro de una gran plaza.

Que como primer paso antes de poner un solo ladrillo, el ayuntamiento concrete de qué servicios va a dotar a la zona para que el proyecto sea sostenible.

En cualquier caso creemos que antes de iniciar ninguna obra, el ayuntamiento debe consensuar qué tipo de reurbanización quieren los vecinos.

www.000webhost.com